ESCRIBANO MONACAL

ESCRIBANO MONACAL
UNA GRAN OBRA MAESTRA REALIZADA EN MARFIL

martes, 21 de febrero de 2012

EL SMITHSONIAN INSTITUTE


James Smithson nació en Francia en 1765, adonde huyó su madre para evitar el típico escándalo de la época por ser una madre soltera.

Su padre fue nada menos que Hugh Smithson, casado con la prima de una viuda muy rica y que pronto fue nombrado primer duque de Northumberland, y decidió que su hijo no llevara toda su vida ese estigma de ser ilegítimo.

A los 10 años se lo llevó al Reino Unido y consiguió que lo nacionalizaran, aunque se le prohibieron ciertas cosas, como ser militar, funcionario o recibir propiedades de la Corona. Así, el joven pudo dedicarse en exclusiva a la ciencia.

A los 17 años ingresó en el Colegio Pembroke, de Oxford, sobresaliendo en el estudio de la Química y la Mineralogía, siendo recomendado para su ingreso en la Royal Society, nada menos que por el famoso Cavendish.

A los 26 años ya leyó su primer discurso ante esa Academia.

Gracias a sus trabajos se identificó un mineral al cual se le dio el nombre de Smithsonita, en su honor.

Estuvo soltero toda su vida y en 1826, con 61 años, redactó su testamento. Dejaba todos sus bienes a su sobrino, Henry James Hungerford y, si éste no dejaba herederos, tendría que donárselo a los USA. Así fue cómo se creó la famosa Institución.

Es curioso que legara su fortuna a un país que no conocía. Puede que la explicación esté en que fue despreciado por la nobleza y, por ello, él siempre tuvo un corazón republicano. Además, en aquel tiempo, USA, era tomada como un ejemplo de un régimen republicano estable y no el de Francia.

En 1829 se produjo su fallecimiento y, tras una larga discusión, el Gobierno USA aceptó el legado. En 1838, se envió una comisión, que se trajo el dinero del legado en efectivo, en forma de bolsas llenas de soberanos de oro.

En 1847 se puso la primera piedra del edificio neogótico, que sería una de sus sedes.

Los restos del difunto habían sido enterrados en Génova, pero se los llevaron a USA en 1904 y los enterraron en este Instituto.

El comité directivo, desde entonces, está formado por el presidente de la Suprema Corte, el vicepresidente, 3 diputados, 3 senadores y 6 ciudadanos.

El primer director de la institución fue un profesor de Princeton, llamado Joseph Henry. Este convenció a los demás miembros del comité que la labor de esta institución debería ser la investigación.

Ya en 1848 publicaron el primer volumen de una serie de obras científicas.
También reclutaron por todo el país a una serie de observadores de meteorología. Así se creó la Oficina Meteorológica de USA.

Actualmente, los científicos que allí trabajan se dedican a preservar especies en extinción, el estudio de los astros, investigaciones sobre los climas, la contaminación, etc.

Parece que el legado de Smithson cayó en buenas manos.

Saludos y espero vuestros comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada