ESCRIBANO MONACAL

ESCRIBANO MONACAL
UNA GRAN OBRA MAESTRA REALIZADA EN MARFIL

lunes, 10 de septiembre de 2012

VÍCTIMAS POCO CONOCIDAS DE LA GUERRA CIVIL (4)


Virgilio Leret Ruiz nació en Pamplona en 1902 y, como era hijo de un militar, pues siguió esa carrera.

            A los quince años, que era lo habitual, ingresó en la Academia de Infantería de Toledo, para salir de ella con 18, en 1920, y ser destinado a un regimiento en Ceuta.

            Entre 1920 y 1924 luchó en la guerra de África, tomando parte en la ocupación de las importantes plazas de Xauen y Alhucemas.

Una de sus gestas más heroicas fue soportar durante 21 días el asedio de los moros al blocao donde estaban él y 20 soldados más.

            Entre 1925 y 1927 se formó como aviador y participó en el famoso desembarco de Alhucemas.

            Durante este episodio, su aparato fue derribado y tuvo que caminar más de 24 horas a través de territorio enemigo, hasta llegar a la frontera del Protectorado francés.

            En 1929, después de 5 años, obtuvo el título de ingeniero libre mecánico-electricista, con lo cual se cumplieron muchas de sus aspiraciones.

            Aparte de ello, tuvo también de aprender a tocar el violín y de escribir novelas de ficción, bajo el seudónimo de “el Caballero del azul”.

            En la década de los 20 conoció a su esposa, Carlota O’Neill, de origen mexicano y feminista de izquierdas, que le dio una nueva visión del mundo.

            Obtuvo varias recompensas por su actividad en la guerra de África y Alfonso XIII le nombró caballero de primera clase de la Orden del Mérito Militar.

            En 1930, cuando ocurrieron los sucesos de Jaca, él estaba destinado en la base de Getafe. En esa misma base, intentaron sublevarse ramón Franco, Hidalgo de Cisneros y Queipo de Llano. Los oficiales le pidieron al jefe de la base que les permitiera no disparar sobre los sublevados. Así, éstos pudieron escapar a Portugal y los oficiales, entre ellos Leret, fueron acusados de rebelión militar y encarcelados por ello.

            Con la llegada de la II República fueron amnistiados y volvió al servicio activo.

            En 1932 fue destinado a la base de hidroaviones del Atalayón, a orillas de la Mar chica, en Melilla.

            En 1934 su Escuadrilla Dornier dio la primera vuelta a España.

            Ese mismo año tuvo un problema, pues fue expedientado a causa de un escrito que envió al general Romerales, preguntando si se había derogado la norma que obligaba a los militares a no afiliarse a ningún partido político.

            Mientras estuvo encarcelado por ello, se dedicó a diseñar un original motor a reacción, muy revolucionario en aquella época, el cual patentó en 1935. También aprendió a hablar árabe y francés.

            Ya en libertad, a causa de la amnistía dictada por el nuevo Gobierno del Frente Popular, expuso su proyecto de reactor al general Núñez de Prado, director general de Aeronáutica y al mismo Azaña, presidente de la República. Parece ser que lo dejaron en manos de un comité de expertos a los cuales les pareció muy interesante.

A mediados de junio del 36 se inició la construcción de un modelo experimental en los talleres Hispano-Suiza, para probarlo a mediados de septiembre.

La familia se fue de vacaciones de verano a Melilla y el 17/07/1936, víspera del pronunciamiento militar, ostentaba el mando accidental de su base en Melilla.

            Al ser atacada la base por un tabor de regulares, la defendió produciendo en el otro bando los primeros muertos militares de la guerra.

            Tras la llegada de refuerzos a los asaltantes, optó por rendir la base a causa de la gran superioridad del enemigo.

            Según el informe oficial, fue capturado y llevado al fuerte de Rostrogordo, donde fue fusilado el día 23, en compañía de 2 alféreces bajo su mando.

            Sin embargo, se supo más tarde que eso era falso. Parece ser que uno de los oficiales sublevados declaró que había sido fusilado el día 18, semidesnudo y con un brazo roto, junto con esos 2 alféreces.

            Muy posiblemente, fue el primer oficial fusilado por el bando nacional durante la guerra civil.

            Al enterarse en Madrid, el Gobierno de la II República, le ascendió a comandante a título póstumo.

            Su esposa también fue arrestada, separada de sus hijas  y juzgada en un Consejo de Guerra. Allí fue condenada a 6 años de prisión, acusada de unas cosas que hoy nos producirían risa, como ser la causante de la conducta de su marido y saber hablar ruso.

            Tardó bastante en recuperar a sus hijas y luego se fue exiliada primero a Venezuela y luego a México, donde escribió su experiencia personal en “Una mujer en la guerra de España”.

            Parece ser que Carlota pudo recuperar los planos del motor proyectado por su marido y los tuvo escondidos hasta que salió en libertad. Luego depositó los mismos en el consulado británico, para que no cayeran en poder de Franco y luego de los nazis.

            Perdió todo contacto con el oficial al que había entregado los planos y nunca más supo de ellos hasta que el Reino Unido empezó a desarrollar aviones de este tipo. Se el ocurrió enviar un escrito para que reconocieran el invento de su marido, pero nunca le contestaron.
            Sus hijas han seguido luchando para que el Gobierno reconociera que su padre había sido una víctima del franquismo y para que figurara como uno de los inventores pioneros españoles en este sector. Además, para llegar a conocer dó

No hay comentarios:

Publicar un comentario