ESCRIBANO MONACAL

ESCRIBANO MONACAL
UNA GRAN OBRA MAESTRA REALIZADA EN MARFIL

jueves, 13 de septiembre de 2012

VÍCTIMAS POCO CONOCIDAS DE LA GUERRA CIVIL (7)


Nuestro personaje de hoy se llamaba Salvador Vila Hernández y nació en Salamanca, en 1904.

            Fue el cuarto de los hijos de un abogado. Al terminar sus estudios secundarios, ganó una importante beca que le sirvió para pagarse la carrera y hacer su doctorado en el extranjero.

            Entre 1920 y 1924 estudio a la vez Filosofía y Letras y Derecho en la Universidad  de Salamanca

            Allí fue donde conoció al famoso escritor Miguel de Unamuno, con el que hizo una buena amistad, declarándose siempre discípulo de éste.

            Desde entonces se interesó por el arabismo, trasladándose, en 1924, a la Universidad de Madrid para hacer su doctorado en esa especialidad.

            A partir de entonces tuvo algunos problemas con el Gobierno de turno. Durante la Dictadura de Primo de Rivera, fue detenido en 1925 por repartir panfletos contra éste.

            Al año siguiente, tras haber increpado, junto con otros estudiantes, a un miembro del Tribunal que le quitó la cátedra de Griego a Unamuno, que estaba desterrado en Fuerteventura y se la dio a un clérigo salmantino, fue desterrado a las islas Chafarinas.

            Allí compartió la soledad con otros conocidos personajes de la época, como Jiménez de Asúa, Francisco Cossío, etc.

            No obstante, no estuvieron más de 2 semanas, pues fueron devueltos a la Península con motivo de la celebración del cumpleaños de Alfonso XIII.

            En 1927 pudo leer su tesis doctoral, denominada “Capítulo del matrimonio del formulario notarial de Abén Moguit”, la cual fue calificada como sobresaliente y en 1928 obtuvo el premio extraordinario del grado de doctor, tras aprobar una oposición.

            Entre 1928-29 residió en Alemania para ampliar sus estudios en la Universidad de Berlín. Allí conoció a su futura esposa, hija de un redactor-jefe de un periódico judío y muy bien relacionado con el Gobierno alemán de entonces.

            A su vuelta, comenzó a trabajar como catedrático de Literatura española en el Instituto de Baeza, igual que el insigne poeta Antonio Machado.

            En 1930 obtuvo la plaza de profesor temporal en la Facultad de Letras de la Universidad de Madrid.

            En 1933 alcanzó su meta, al conseguir la cátedra de Cultura árabe e instituciones musulmanas de la Universidad de Granada.

            También, ese mismo año, fue secretario del Tribunal que juzgó la tesis de Melchor Martínez Antuña, otro gran especialista en la materia y que también fue, desgraciadamente, fusilado en la Guerra Civil.

            En 1934 fue profesor de la Escuela de estudios árabes, de Granada, dependiente de esa Facultad, en cargado de la sección de Derecho e Instituciones Islámicas.

            Al final de 1935, tras la marcha del conocido arabista Emilio García Gómez a Madrid, fue nombrado nuestro personaje para ocupar ese puesto de Director del mencionado Centro.

            En 1936 fue nombrado representante de su facultad en la Junta de Gobierno de la citada Universidad.

            El 22 de abril del mismo año fue nombrado rector interino, en sustitución de Antonio Marín Ocete, que había dimitido y que, posteriormente, fue nombrado de nuevo.
 

            Parece ser que esta dimisión vino provocada por un suceso en el cual unos estudiantes falangistas atacaron a un catedrático republicano. Como el Rectorado no quiso hacer nada, pues el Claustro le retiró su confianza y tuvieron que dimitir tanto el rector como el vicerrector.

            Tras las algaradas estudiantiles de final de curso, tomaron la decisión de anular la convocatoria de exámenes de junio, lo cual no sentó nada bien a los estudiantes.

            El 18/071936 le pilló de vacaciones, junto a su familia, en Salamanca. El 24 del mismo mes fue destituido de su cargo de rector y nombrado de nuevo el anterior.

            En Salamanca tuvo algunas discusiones con Unamuno, porque éste, en un principio, apoyó al bando nacional. Esto hizo que algunos intelectuales republicanos renegaran del gran maestro, pero nuestro personaje siguió siendo su amigo.

            Fue detenido cuando estaba paseando junto a Unamuno y trasladado a Granada el 8 de octubre. Es encarcelado allí, junto a su mujer. Ella fue liberada gracias a la intercesión de Manuel de Falla y, además, fue obligada a bautizarse, pues era judía.

            Tras unos meses esperando en la cárcel, fue llevado al famoso barranco de Víznar, junto a otros 28 detenidos, el 22/10/1936, y fusilado, arrojando su cuerpo a una fosa común.

            Algunos autores explican su asesinato con la presión sobre Unamuno, pues los dos eran muy amigos.

            Incluso, se sabe que Unamuno pidió que no fuera fusilado, por ser uno de sus alumnos predilectos, pero como sus relaciones con el nuevo régimen fueron de mal en peor, el bando nacional no tuvo en cuenta su petición.

            Además, se puede ver que la fecha fue en días posteriores a los sucesos del Paraninfo de la Universidad de Salamanca, 12 de octubre, provocados por una agria discusión entre Unamuno y el general Millán Astray. Esto dio lugar al cese fulminante, el 22/10, como rector de la Universidad de Salamanca.

            El régimen franquista quiso borrar su memoria y quitó su retrato de la sala de rectores, no pudiéndose volver a colgar hasta la llegada de la Democracia.

           

           

No hay comentarios:

Publicar un comentario