ESCRIBANO MONACAL

ESCRIBANO MONACAL
UNA GRAN OBRA MAESTRA REALIZADA EN MARFIL

sábado, 13 de octubre de 2012

LA CAPTURA DEL DOBLE CONVOY INGLÉS


A pesar de la comedura de coco a que nos someten los anglosajones, con sus películas, en las que nos muestran a los españoles del siglo XVIII absolutamente decadentes y a merced de la marina británica y de los piratas del Caribe, me gustaría contar un hecho real que desmiente buena parte de todas esas “historias”.
 
            Como todos sabemos, tras el Motín del té, los cabecillas de la independencia de USA se declararon independientes de la metrópoli y ésta les “obsequió” con toda una guerra
 
            En aquel entonces, reinaba en España Carlos III. Como Francia tomó partido a favor de los rebeldes de USA, pues, a causa de los famosos Pactos de Familia, nuestro rey se vio obligado a declarar también la guerra a los británicos.
 
            En 1780, llevando ya varios años con las hostilidades, los servicios de inteligencia españoles informaron a nuestro Gobierno que una doble flota británica iba a llevar armas y refuerzos a las tropas que combatían en USA y en la India.
 
            Pronto, la flota combinada hispano-francesa, al mando de D. Luis de Córdova, consiguió avistar y capturar estos dos convoyes.
 
            Las pérdidas por esta captura supusieron para el Reino Unido el mayor desastre de toda su Historia naval.
 
            Fueron capturados 52 buques, 1350 marinos, 1357 oficiales y soldados de infantería y algunos civiles, 80.000 mosquetes, 3000 barriles de pólvora y la equitación para 12 regimientos de infantería. Además de gran cantidad de víveres y de 1.000.000 de libras en oro. Esto provocó una bajada enorme en la Bolsa de Londres y una dificultad añadida para las finanzas británicas.
 
            Aparte de este éxito, nuestros desmemoriados amigos británicos parecen no recordar que en 1779 otra flota combinada hispano-francesa, esta vez al mando del francés Louis Guillouet, consiguió atemorizar a los habitantes de las costas británicas, tras haber derrotado a la flota inglesa del Canal de la Mancha, apresar un navío y estudiar el terreno para una futura invasión aliada de esas islas.
 
            No hará falta decir que el litoral inglés quedó prácticamente desierto, aparte de que su comercio naval y las actividades de la Bolsa de Londres cesaron. Esto hizo que, a partir de entonces, la Armada británica se obsesionara con la protección de sus costas.
 
            Volviendo a nuestro tema, el hecho fue que nuestros agentes se enteraron de que 2 flotas iban a partir inmediatamente de sus puertos, con destinos hacia USA y hacia la India. Debido a la exigencia de protección de sus costas, sólo irían escoltados hasta la altira de Galicia, volviéndose entonces los navíos militares a sus puertos y dejando a los convoyes prácticamente desguarnecidos, aunque fueran armados.
 
            Nuestra flota, al mando de D. Luis de Córdova, se hallaba vigilando el Estrecho de Gibraltar. A ella se unió otra flota francesa con 10 navíos más. Los franceses nunca estuvieron de acuerdo en darle el mando a Córdova, pues ya tenía una edad avanzada.
 
            Tras navegar varios días por el Atlántico, enviando por delante varias fragatas para averiguar dónde se encontraban los británicos, la madrugada del 09/08/1780, una de ellas pudo ver el gran contingente de barcos enemigos, navegando a la altura del cabo San Vicente.
 
            Tras dar los aliados la orden de ataque, los navíos militares ingleses que iban de escolta recibieron la orden de huir. Eso provocó una desbandada general, que aprovecharon los aliados para capturar todos los barcos que quisieron, aunque iban armados.
 
            Durante todo el día se dedicaron a capturar los barcos de los convoyes enemigos y, posteriormente, pudieron darse cuenta del daño que les habían inferido.
 
            Es curioso que nada de esto aparezca en las películas a las que nos tiene acostumbrados Hollywood. Seguro que, si hubiera sido al revés, tanto los ingleses como los USA hubieran realizado no una película, sino toda una serie.
 
            Otro día hablaré del famoso Desastre de San Juan, donde participó el mismísimo Nelson, al cual conocemos todos, pues ha sido muy mimado por la Historia.
 
            Con esto, espero haberle dado gusto a una de mis lectoras, la cual me dice siempre que sólo elijo temas tristes para mi blog.

6 comentarios:

  1. Muchas gracias por tus comentarios. Espero que te gusten también los que tengo preparados y publicaré en breve.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Los Ingleses ensenanan en la educacion secundaria la historia de la armada Espanol pero nunca cuenta derrotas a su armada quieren dar como pais invencible,pd para ganar hay que perder,muy buen post.un saludo de Londres

    ResponderEliminar
  3. No te conocia, pero te agradezco el momento de satisfacción que he tenido al leer este relato de nuestra historia. Gracias.

    Salud y saludos
    Lucho.

    ResponderEliminar
  4. Imagino que tampoco enseñarán nada sobre esta otra derrota, pero en el cuadro que viene con el artículo se puede ver bien el estado del almirante Nelson.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Ataque_a_Santa_Cruz_de_Tenerife_(1797)

    Saludos y muchas gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  5. Estoy preparando una nueva entrada sobre las luchas navales entre el Reino Unido y España que seguro que también os gustarán.

    Saludos.

    ResponderEliminar