ESCRIBANO MONACAL

ESCRIBANO MONACAL
UNA GRAN OBRA MAESTRA REALIZADA EN MARFIL

martes, 27 de noviembre de 2012

EL GENERAL WEYGAND Y SU ORIGEN DESCONOCIDO


Traigo hoy otro personaje, que, en principio, parecería que su biografía no podría tener la menor importancia, pero no es así.

            Maxime Weygand nació en Bruselas en 1867, pero sus orígenes nunca han sido del todo aclarados. Algunos dan ciertos nombres, pero nunca han podido ser contrastados.

            Desde hace muchos años se viene diciendo que pudiera haber sido el hijo de la emperatriz Carlota de México, hija del rey de Bélgica, o, tal vez, el hijo de una mujer polaca, que lo cedió a al emperatriz para que lo criara. De todas formas, él nunca confirmó ni negó esos rumores.

            No hará falta recordar que la emperatriz Carlota fue la mujer del desgraciado Maximiliano de México, al cual le dedicamos anteriormente otra entrada.

            Más adelante, fue educado por una familia de Marsella y, posteriormente, ingresó en la academia militar francesa de Saint Cyr, como cadete de origen extranjero y con el nombre de Maxime de Nimal. Seguramente, fue llevado con esa familia, porque Carlota se volvió loca y estuvo ingresada durante muchos años hasta su muerte.

            Se graduó en 1887 y entonces fue adoptado por la familia Weygand de la cual tomó el apellido. En ese año también se nacionalizó como francés.

            Sirvió en la I Guerra Mundial. Primero como jefe de una unidad de caballería.

            Luego, al ser ascendido a teniente coronel, fue destinado al Estado Mayor del general Foch.

            Acabó esta guerra como brigadier general y le fue encomendada la misión de leer las condiciones del armisticio a los alemanes.

            En 1920 fue destinado a Polonia para asesorar al mariscal Pilsudski en la guerra ruso-polaca. Parece ser que a los polacos no les gustó mucho, a pesar de presentarse con 600 oficiales franceses más, para asesorar al Ejército polaco. Supongo que sería, porque los polacos sabían de sobra que los franceses siempre han sido muy amigos y aliados de los rusos.

            A su vuelta a Francia, en 1920, fue elegido nuevo miembro de la Academia francesa.

            Estuvo también durante un corto período de tiempo como comisionado francés en Siria.

            A su vuelta a Francia fue nombrado Inspector general del Ejército, cargo que mantuvo entre los años 1931-35. 

            En ese año, pasó a la situación de retiro, a la edad de 68, tras haber servido 48 en el Ejército francés.

            En 1939, el presidente Daladier le pidió que reingresara a causa de los rumores constantes de guerra. Aceptó y fue enviado como comandante general a la zona del Mediterráneo oriental.

En mayo de 1940 volvió a París tras haber sido nombrado por el Gobierno, comandante general de todo el Ejército francés, justo antes de comenzar la II GM.

A mediados de junio, viendo que era imposible parar la ofensiva del ejército alemán sobre Francia, aconsejó a su Gobierno pedir un armisticio.

Posteriormente, fue nombrado ministro de Defensa por el Gobierno de Vichy y, más adelante, a raíz de sus enfrentamientos con Pierre Laval, fue enviado a Argelia como gobernador general.

Mantuvo la independencia política de las colonias francesas bajo su mando, pero, por el contrario, se le acusa de una actitud demasiado complaciente con los alemanes. Parece ser que puso en práctica las leyes anti-judías de los nazis y les entregó a muchos de ellos y a los opositores a Vichy, a los alemanes. También suministró a éstos armas y municiones.

En 1941, cuando los aliados invadieron el norte de África, los alemanes sospecharon de su conducta y lo devolvieron a París. El lo negó todo y pasó a retiro en 1942.

Petain lo volvió a llamar, con el encargo de que declarara la guerra a Alemania. Así fue arrestado por los nazis y encerrado en Alemania hasta el final de la II GM.

En mayo de 1945 fue liberado por los aliados, acusado de colaboracionista y juzgado por varios cargos. Ninguno de ellos fue plenamente probado y, por tanto, el tribunal le absolvió.

El Gobierno francés le acusó de nuevo, pero tras un largo proceso, fue absuelto en 1948. El caso es que De Gaulle nunca le perdonó haber capitulado.

Tras la guerra se dedicó a escribir biografías y novelas, hasta su fallecimiento a los 98 años, en 1965.

2 comentarios:

  1. Un gran historial si no hubiera cometido el mismo gran error que Pétain. Lo que no entiendo muy bien es eso de que Pétain le encomendó declarar la guerra a los alemanes: ¿fue una cuestión de protocolo o que Pétain quería echarlo a los lobos?

    ResponderEliminar
  2. La postura de Petain siempre ha sido muy controvertida. Realmente, nunca se ha tenido muy claro por qué rindió Francia tan rápidamente. Es posible que, al final de la guerra, quisiera sumarse al "caballo ganador". Es lo mismo que hicieron los italianos, una nación que siempre acaba ganando todas las guerras, independientemente del bando donde las haya comenzado.
    Saludos.

    ResponderEliminar