ESCRIBANO MONACAL

ESCRIBANO MONACAL
UNA GRAN OBRA MAESTRA REALIZADA EN MARFIL

domingo, 8 de enero de 2012

MI HOMENAJE A UN GRAN HÉROE DE POLONIA




Hoy traigo a este blog la biografía de un personaje absolutamente desconocido para la mayoría de la gente. Confieso que yo mismo no había leído nada sobre él hasta ayer mismo. Su nombre fue Witold Pilecki. Supongo que a la mayoría no les dirá nada este nombre, pero ya veréis más adelante que tuvo una vida verdaderamente apasionante.

Nació en 1901, junto al lago Ladoga, pues su familia, que era de origen polaco, había sido exiliada allí por las autoridades rusas, a causa de una de las múltiples sublevaciones de los polacos contra ellas. No olvidemos que Polonia no existía en ese momento como estado y su territorio había sido repartido entre Austria, Alemania y Rusia.

En 1910 se trasladó a Vilna, en Lituania, donde se afilió a la resistencia polaca. Esa experiencia le valió mucho cuando fue movilizado en la I Guerra Mundial, participando en varios combates contra los alemanes.

Entre 1919 y 1921 participó en las dos guerras de Polonia contra la nueva Unión Soviética, donde salió vencedora la primera. Se supone que una de las causas de las famosas matanzas rusas de Katyn, en la II GM, fue una venganza contra el ejército polaco que les había derrotado en esa guerra.

También fue movilizado en la II GM, pero tras la derrota de Polonia en la misma a manos de Alemania y de la URSS, fundó con otros militares el TAP o Ejército secreto de Polonia.

En 1940 se le ocurrió que una forma de llamar la atención sobre la situación de Polonia. La idea era que alguien ingresara en el campo de concentración de Auschwitz, para lo cual él se presentó voluntario y se dejó atrapar por los alemanes.

Tras los habituales interrogatorios con varios días de torturas, fue trasladado al campo deseado, donde pudo crear el ZOW, una organización clandestina, que se dedicaría a subir la moral de los encerrados, organizándolos para una posible lucha cuando los aliados o la resistencia vinieran a liberar a los presos.
Desde 1941 se dedicó a enviar informes a Londres sobre la situación real del campo, pero allí siempre les parecieron exagerados, por lo que no hicieron ningún esfuerzo por liberarlos. Con esto se demuestra claramente que los aliados no podían argumentar ignorancia sobre la cuestión de estos campos de exterminio, como hicieron al acabar la II GM.

En 1943 escapó del campo, llevando consigo varios informes robados a los alemanes, donde se daban más detalles que avalaban sus informes, los cuales entregó a la resistencia. En ellos se decía que allí habían sido asesinadas 5.000.000 de personas.

En 1944 se unió a la sublevación de Varsovia, hasta que fue capturado y encerrado en varios campos de concentración.

Tras la guerra fue liberado, pero padeció la brutal ocupación rusa, de la cual realizó un informe exhaustivo.

En 1947 fue arrestado y no hará falta decir que también fue torturado salvajemente, esta vez por los rusos.

En 1948 se le sometió a un proceso amañado, como era habitual entonces. Se le acusó de diversos delitos, pero no pudieron probar claramente ninguno. El testimonio definitivo contra él fue procedió de su antiguo compañero Józef Cyrankiewicz, el cual, posteriormente, llegaría a ser primer ministro.

Tras esta traición, fue declarado culpable y fusilado el 25 de mayo de 1948. Su cuerpo aún no ha sido recuperado, pues se supone que fue lanzado a un montón de basura destinada a ser incinerada.

Hasta 1990, no fue reconocido como héroe de su país, pues todos sus datos biográficos habían sido hasta entonces convenientemente censurados, y en 1995 recibió una condecoración al mérito.

Sirva esta entrada como homenaje a un gran luchador por la libertad de su pueblo.

Saludos y espero que no tardéis en aportar vuestros comentarios y sugerencias.

sábado, 7 de enero de 2012

UNA MUJER QUE SIEMPRE HIZO LO QUE QUISO.


Hoy traigo al blog el caso de una mujer que siempre hizo lo que quiso. Esto puede no ser muy importante hoy en día, pero si digo que se trata de una mujer que vivió a caballo entre el siglo XIX y el XX, la cosa cambia.

Esta vez se trata de Elizabeth, hija del malogrado Rodolfo, aquel heredero del Imperio Austro-Húngaro, que gobernaba con mano de hierro su padre, el famoso Francisco José. Por tanto, la mujer a que me refiero también era nieta de la muy conocida Sissi e hija de Estefanía de Bélgica.

Nació en 1883 y en su familia fue conocida como Erszi.

Cuando sólo tenía 5 años, perdió a su padre, Rodolfo, en Mayerling en circunstancias aún no aclaradas. Seguramente, dedicaré muy pronto una entrada en el Blog a este episodio histórico.

A partir de entonces, se educó en el palacio imperial, siendo el ojo derecho de su abuelo, el emperador.

En 1900, todavía con 16 años, le autorizaron asistir con su madre a un baile, donde deslumbró con su presencia. Allí conoció a un joven oficial de 26 años y se enamoró de él. Su nombre era Otto, príncipe de Windisch-Graetz, y era hijo de un consejero de Estado.

Meses más tarde, el afortunado oficial, fue reclamado a palacio y en una audiencia con el propio emperador, éste le notificó las intenciones de su nieta hacia él. Otto alegó que no podía casarse con ella, porque ya estaba comprometido con otra chica, pero el abuelo le recordó que era militar. Así que le dio la orden de que se casara con su nieta.

A ella le dieron una gran dote, más un montón de regalos de lujo y le autorizaron a conservar su título de Alteza imperial, pero la obligaron a que firmara un documento, donde renunciaba a todos sus derechos al trono imperial para ella y sus descendientes.

Se fueron a vivir a un castillo de Bohemia, donde tuvieron 4 hijos, pero donde se veía que no había amor. Así que cada uno le fue infiel al otro.
En 1917 empezó a pensar en la separación, pero se le echaron encima su madre, la casa imperial y la nobleza. Así que luego tomó venganza, pues no socorrió a ninguno de ellos cuando tuvieron que marchar al exilio tras la derrota en la I Guerra Mundial.

En 1919 conoció a un profesor y político socialdemócrata, que luego fue diputado. Su nombre era Leopold Petznek. Este estaba casado, pero su esposa permanecía ingresada en un psiquiátrico y murió en 1935. La princesa ya había conseguido la separación, pero el divorció sólo lo pudo lograr en 1938, tras la unión con Alemania. También ella se afilió a ese partido.

En 1944, Leopold fue enviado por los alemanes a Dachau, regresando al final de la guerra. La boda tuvo lugar en 1948 y vivieron juntos hasta 1956, año en que él falleció.

Tras enviudar, la salud de la princesa empeoró mucho, volviéndose muy desconfiada. Tenía sus razones, pues su misma madre la había desheredado y sus hijos no mantenían relaciones con ella desde que había contraído su segundo matrimonio.
Así que no nos debe de extrañar que a su muerte, en 1963, indicara en su testamento que legaba todas sus obras de arte, objetos valiosos y libros a la república de Austria y prohibía la entrada de sus hijos en su casa, para que no se llevaran estas cosas antes de que las recogiera el Estado.

Aparte de ello, legó la mayoría de los bienes a sus hijos y otra parte de ellos a sus sirvientes y a varias órdenes religiosas, que se habían portado bien con ella o con su familia.

Fue enterrada junto a su marido en un viejo cementerio de Viena.

Espero que os haya gustado y que aportéis pronto vuestros comentarios.