ESCRIBANO MONACAL

ESCRIBANO MONACAL
UNA GRAN OBRA MAESTRA REALIZADA EN MARFIL

lunes, 6 de enero de 2014

PERSONAJES DE LA I GUERRA MUNDIAL: JORGE V

Voy a comenzar este nuevo ciclo de entradas, por aquello del centenario de esta famosa guerra, con un personaje que a mucha gente igual ni le suena. Seguro que  más de uno hubiera empezado por escribir sobre otro mucho más conocido para los lectores de hoy, pero yo os prometo que lo que os voy a contar sobre este monarca es la mar de interesante. Leedlo, porque no os defraudaré.
Jorge nació en 1865 en la mansión asignada a los príncipes de Gales, título que tenía entonces su padre, en Marlborough house.
Como no era el hermano mayor, lo destinaron a hacer carrera en la famosa Armada británica, así que a los 12 años ingresó en la Academia naval. Allí fue donde aprendió a ser un chico disciplinado y esclavo de su deber, algo que le vino muy bien para más adelante.
Nunca estuvo muy cerca de su padre, así que fue comportándose de una forma diferente a éste, ya que el futuro Eduardo VII, como tuvo que esperar una gran cantidad de años para heredar el trono, se dedicó toda su vida a disfrutar del ocio, teniendo todo tipo de vicios, que pusieron más de una vez en evidencia a la familia real británica.
En el caso del hermano mayor de Jorge, Alberto Víctor, duque de Clarence y futuro heredero al trono, los problemas fueron mayores aún. Lo cierto es que padecía claramente un  retraso mental y, además, se dedicaba a las relaciones homosexuales, algo totalmente prohibido en la Inglaterra victoriana. No hay más que ver lo que le pasó a Oscar Wilde.
            Incluso, se comentó en su momento que pudiera estar involucrado en los asesinatos del famoso y nunca capturado Jack el destripador, algo que nunca se demostró.
            Como la reina Victoria andaba muy preocupada por la mala vida de este chico, no se le ocurrió cosa mejor que concertar su matrimonio con una princesa alemana, para enderezarle, se supone, porque tenía fama de ser muy dura. Su nombre era María de Teck.
            No sabemos si fue por una enfermedad o por el disgusto causado con esta noticia, lo cierto es que el duque de Clarence, murió seis semanas después a causa de una neumonía.
            La tradicional flema británica se puso en marcha cuando María de Teck fue prometida al nuevo heredero, Jorge, el cual tuvo que dejar de navegar y ocupar su sitio tras su padre.
            En 1901 pudo cambiar su título de duque de York por el de príncipe de Gales, ya que su padre alcanzó el
trono, tras haber esperado durante 60 años. El actual príncipe de Gales, Carlos, lleva la misma carrera.
            En el caso de Jorge, la espera fue menor, pues los varones de esa dinastía suelen durar menos que las hembras y ya en 1910 subió al trono.
            Nada más llegar, tuvo que solucionar un gran problema, pues la cámara de los Lores se opuso al presupuesto presentado por el primer ministro, Lord Asquith, al cual no se le ocurrió otra cosa que pedirle al rey que nombrara unos cientos de nuevos lores, para que esa cámara fuera más manejable. Como eso rayaba lo ilegal, el monarca se reunió con los dirigentes de esa cámara y les convenció para que aprobaran el presupuesto, cosa que hicieron sin oponer mucha resistencia.
            Al empezar la I Guerra Mundial no tuvo especial interés por visitar las tropas en el frente, como hicieron algunos de sus colegas. Sin embargo, durante una revista de las tropas de la Aviación, gritaron tantas hurras al monarca que su caballo se asustó, lo tiró al suelo y cayó sobre él. Todo el mundo pensó que lo había matado. Estuvo tan grave que ni siquiera pudieron trasladarlo a Londres y tuvieron que curarlo allí mismo. Por supuesto, esta noticia no se conoció hasta muchos años después.
            Quizás, las medidas más interesantes de su reinado fueron dos. Una de ellas fue cambiar de apellido y la otra traicionar a su primo el zar de Rusia.
            En el primer caso, no debemos de olvidar que, desde 1714, con Jorge I, rey de Hannover, todos los reyes británicos son de origen alemán. De hecho, a la vez de ser reyes de la Gran
Bretaña también lo fueron de Hannover, hasta la reina Victoria, que tuvo que ceder ante la famosa Ley Sálica, vigente en ese territorio de Alemania.
            El apellido que usaban todos hasta ese momento era Battemberg o Sajonia-Coburgo-Gotha. Por eso, el padre de nuestro rey se llamaba Juan de Borbón y Battemberg.
            Aunque parezca mentira, las relaciones entre la casa real británica y las diversas casas reales alemanas siempre fueron muy buenas. La misma reina Victoria se casó con el príncipe alemán Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha, el que llevó a Inglaterra, entre otras cosas, la costumbre de colocar el árbol de Navidad.
            Pues bien, como, tras varios años de guerra, el pueblo británico no podía soportar a los alemanes, Jorge V tomó la decisión de cambiar su apellido tradicional, Battemberg por Mountbatten, que es su traducción literal al inglés, y por Windsor, que era el nombre de una de sus fincas.
            Incluso, se dice que los aliados habían pedido el cese del jefe de la flota británica, Luis de Battemberg, por llevar un apellido claramente alemán.
            De hecho, algunos miembros de la familia real, como Alicia de Albany, tuvieron que renunciar a sus títulos alemanes, por orden expresa del rey. Su marido, que era alemán, se cambió su apellido por el de Cambridge.
            La otra decisión fue más dolorosa, pero es posible que fuera acertada, aunque no sentó muy bien en su momento.

            Con la llegada de la revolución, la familia imperial rusa fue encerrada en varios lugares hasta su destino final en Ekaterimburgo.
            Antes de la toma del poder por parte de los bolcheviques, el gobierno del demócrata Kerensky se puso en contacto con el Gobierno británico, liderado en aquel momento por Lloyd George.
            Les ofrecieron evacuar a la familia imperial al Reino Unido y el premier no puso ningún reparo, presuponiendo que el rey tampoco lo pondría. Para el premier estaba muy clara la postura que tendría el rey, pues el zar era su primo hermano y, además, como se parecían tanto, a veces había jugado a cambiarse los uniformes para confundir a los demás. Lo cierto es que siempre se habían llevado los dos muy bien.
            Su sorpresa llegó cuando el rey se negó en redondo a aceptarlos, argumentando que las masas proletarias, que ya estaban rebelándose en varios países de Europa, podrían no verlo con buenos ojos y  podrían poner en peligro a la Corona británica.

            Es posible que Jorge V tuviera razón, pues al final de la I Guerra Mundial, las masas proletarias consiguieron derrocar a cuatro de las cinco grandes monarquías. La única que quedó fue la suya.
            En 1924 dio otra muestra de su talento, al entregar por vez primera el Gobierno al candidato laborista, o sea, socialista, Ramsay MacDonald. No olvidemos que éste había dicho durante la I Guerra Mundial que su única bandera era la roja. Es posible que lo echaran, en 1931, del partido sus propios compañeros, debido a ese cambio de opinión.
            Otros de los éxitos políticos de su reinado fueron conseguir que los Lores cedieran parte de su poder, la independencia de Irlanda, el voto femenino, el reconocimiento de los derechos políticos para los católicos y, como ya he dicho, la llegada de la izquierda al poder.
            Metiéndonos en terrenos menos científicos, algunos apuntan que, cuando fue un joven marino, Jorge fue uno de los 13 tripulantes del barco Bachante que vieron al buque fantasma conocido por el “Holandés errante”.
            Por eso, algunos dicen que sus descendientes fueron maldecidos. El primero de ellos, que llegaría a reinar bajo el nombre de Eduardo VIII, abdicó para casarse con quien quiso.
            El segundo, llegó a reinar como Jorge VI. También tuvo muchos problemas como el anterior, pues padecía tartamudez y para dominar sus nervios, fumaba de manera incesante, lo cual le llevó a la tumba con 56 años. Fue el padre de la actual reina, Isabel II.
            El tercero de sus varones, que tuvo el título de duque de Kent, tampoco fue ningún ejemplo a causa de sus relaciones con ambos sexos. Murió en plena II Guerra Mundial a causa de un accidente aéreo nunca aclarado, del cual ya hablaré en otra próxima entrada.
            La salud de Jorge V se fue deteriorando a partir de 1928 y ya en 1935 no pudo reponerse, muriendo en poco tiempo.
            A su entierro asistieron varios reyes junto con presidentes de república, ya en un mismo plano protocolario, no como se había hecho hasta entonces.
            Uno de los asistentes fue Carlos Eduardo, también nieto de la reina Victoria, pero al ser alemán, en la I Guerra Mundial, luchó en el bando alemán. Por ello fue desposeído de todos sus títulos británicos, como el ducado de Albany. Sin embargo, curiosamente, no fue expulsado de su lugar en la sucesión al trono británico.
            Bueno, pues este señor acudió y desfiló en el entierro de Jorge V con el uniforme pardo de las famosas SA de Hitler. Evidentemente, todavía quedaba muy lejos la II Guerra Mundial.
            Espero que os haya gustado y os deseo un Feliz Año 2014 y que os hayan traído muchas cosas los Reyes Magos.


4 comentarios:

  1. Un personaje interesante. No lo conocía tan profundamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, prometo traer a este blog muchos más de este tipo. Así que te aconsejo que te des una vuelta de vez en cuando por aquí. Muchas gracias y saludos.

      Eliminar
  2. La verdad es que estos temas me encantan. Has contado muchos detalles que desconocía. Lo de María de Teck, por ejemplo, que, dicho sea de paso, tiene un aire a María Vetsera, la amante de Rodolfo de Habsburgo. Tampoco sabía del poco interés que tuvo el rey en visitar las tropas, lo que contrasta con el interés de Nicolás en ponerse al frente de las tropas.
    En relación al parecido entre Nicolás y Jorge quería contar una anécdota. Se dice que dos exiliados rusos en Londres fueron presentados a Jorge durante una audiencia: quedaron tan impresionados con el parecido que pensaron se trataba de una aparición del fallecido zar.
    Me imagino a todos estos personajes juntos, claro reflejo de la Inglaterra victoriana, decadentes y con ganas de pegarse una puñalada los unos a los otros. Está claro que debió ser muy desagradable el momento en que aquellos que estaban entre dos mundos, como Carlos Eduardo o los duques de Albany, tuvieron que decidir si ponerse en un bando o en el otro. No les envidio. Supongo que alguno tomó la decisión que fuera presionado por los intereses dentro de su familia, y no olvidemos que toda Europa estaba emparentada.
    Espero impaciente el siguiente post. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Es que Jorge V, en el fondo, era un marino y eso de luchar en tierra no le iría mucho.
    Por otra parte, me parece muy triste que Jorge V se negara a aceptar a su primo en su reino, porque, hasta esa fecha, además de ser primos, tenían muy buena amistad y su familia solía reunirse de vez en cuando al completo.
    No he encontrado fotos del pariente, miembro de las SA, desfilando como si tal cosa por las calles de Londres, vestido con el uniforme nazi. Habría que ver la cara de los ingleses ante tal espectáculo. Menos mal que fue antes de la guerra. Saludos.

    ResponderEliminar