ESCRIBANO MONACAL

ESCRIBANO MONACAL
UNA GRAN OBRA MAESTRA REALIZADA EN MARFIL

miércoles, 23 de julio de 2014

LA MATANZA DE POLACOS EN VOLINIA

Como me gusta compensar y ahora está de moda el asunto de Ucrania, esta vez traigo una nueva entrada, donde las víctimas fueron los polacos.
Tras la I Guerra Mundial, de la que actualmente se está cumpliendo el centenario de su inicio, surgieron varios nuevos países. Uno de ellos fue Polonia.
Bueno, realmente, Polonia no era un país nuevo, como el caso de Checoslovaquia, sin embargo, su territorio había desaparecido durante varios siglos, repartido entre las potencias que lo rodeaban.
El gran líder de la independencia polaca fue el general Pilsudski. Una de sus ideas era que también se le otorgara la independencia a Ucrania, para que se interpusiera, como “estado tapón”, ante las ansias expansionistas de los revolucionarios soviéticos.
 A pesar de que casi todo el mundo opina que los polacos fueron los buenos de las “película”, nunca fue así, pues, a cambio de apoyar a los ucranianos en su lucha contra los rusos, Polonia se quedó en 1919 con la llamada Ucrania Occidental.
Simplemente, la invadió, argumentando que allí vivían muchos polacos,  y se la quedó. ¿No os suena eso de algo, que ocurrió varias veces en la Europa de los años 30?
A la muerte de Pilsudski, el nuevo presidente polaco, Dmowski, elimina la autonomía que le habían dado a los ucranianos y centraliza el poder en Varsovia. También se obliga a que los ucranianos olviden su propia cultura y su lengua y adopten las propias de los polacos.
Al mismo tiempo, se fomentó que varios miles de colonos polacos se asentaran en ese territorio, que los polacos llamaron Volinia, para ayudarles a asimilar la cultura polaca.
Por lo visto, como no se fiaban mucho de los ucranianos, fueron enviados allí muchos polacos para cubrir los puestos de funcionarios en esa zona.
Además, se redujo mucho el número de sus centros educativos, por lo que muchos de ellos no tuvieron acceso a la enseñanza superior.
También se les discriminó en el aspecto religioso, pues los ucranianos eran casi todos ortodoxos. Así que los polacos destruyeron algunos de sus templos y otros fueron  convertidos obligatoriamente en templos católicos.
Las cosas se radicalizaron y frecuentaron esa región algunos grupos ultras paramilitares polacos, los cuales se dedicaron a incendiar las bibliotecas y demás centros culturales ucranianos, con la connivencia de las autoridades polacas.
Al inicio de la II Guerra Mundial, tras la invasión de Polonia, Volinia fue ocupada por los soviéticos. Estos empezaron a hacer una “limpieza” de elementos burgueses, los cuales eran casi todos polacos, y los deportaron a Siberia. Por esta misma época hicieron también la famosa Masacre de las Fosas de Katyn.
En 1941, tras la invasión alemana de la URSS, Volinia queda en manos de los nazis y éstos realizan también sus matanzas y sus deportaciones. A los ucranianos no les quedó más remedio que organizarse en guerrillas.
Desde 1942 como las matanzas habían dejado sin sus líderes a la población polaca, los guerrilleros ucranianos del UPA, comandados por Stepan Bandera, aprovecharon para iniciar una limpieza étnica, matando a todos los polacos que encontraran en Volinia.
Fueron asaltando pueblos aislados,donde solían vivir unos 500 ó 600 polacos, matando a todos y quemando sus casas. La lista de los pueblos atacados es muy larga y no voy a detallarla.
También las escenas de sadismo se dieron por todas partes, pero son tan desagradables que no voy a reproducirlas aquí.
Incluso, el Gobierno polaco en el exilio mandó dos emisarios suyos para negociar con los guerrilleros del UPA, pero también fueron asesinados.  
Por este procedimiento, entre los años 1943-44, se calcula que fueron asesinados un mínimo de unos 80.000 polacos.
Los pocos polacos que sobrevivieron a estas masacres fueron luego deportados por los soviéticos y asentaron rusos en su lugar.
Un caso curioso fue el de Miroslav Germashevsky, primer astronauta polaco. Tenía sólo 2 años cuando su pueblo fue atacado por estas bandas. Su madre huyó con él y le dispararon. La dejaron pensando que había muerto. Como el niño, que lo llevaba envuelto, se le había caído, cuando le dispararon, lo estuvieron buscando ella y su hermano. Lo encontraron en la nieve y, como no murió con el frío, pudo salvarse.
Algunos dicen que, en un principio, los ucranianos sólo pretendieron ahuyentar a los polacos, pero los odios estaban demasiado a flor de piel y la situación degeneró en miles de asesinatos.
Por supuesto, también pasaron, previamente,  por estos pueblos las unidades nazis a la búsqueda de  judíos para asesinarlos allí mismo o en sus famosos campos de exterminio.
 Por ejemplo, en la ciudad de Lutz, de sus 42.000 habitantes, 22.000 eran judíos. Así que los nazis se los llevaron a todos para asesinarlos.
Incluso, los soviéticos enviaron a la región grupos de partisanos para hostigar a los nazis
, pero se encontraron con que también fueron hostigados por los partisanos polacos y los ucranianos.
 Hay informes donde se puede comprobar que, tanto los alemanes, como los soviéticos, conocían estos hechos, pero no quisieron intervenir para apaciguar los ánimos. Sólo a finales de agosto de 1943, los nazis ordenaron a los polacos de la región, que se trasladaran a ciudades más grandes. La mayoría se fue a vivir a la zona de Lublin.
También se dieron masacres importantes en la región de Galitzia, aunque allí los polacos se defendieron asesinando a algunos importantes dirigentes de la comunidad ucraniana. Aún así, se estima que murieron allí unos 12.000 polacos.
El UPA también asesinó a muchos colonos checos y les obligó a huir fuera de Volinia. No se conoce el número de víctimas de este colectivo.
Como ejemplo de ello, se puede citar el caso de un pueblo llamado Cesky Malin, que había sido fundado a mediados del XIX y estaba habitado por colonos checos y ucranianos.
El 13/07/1943 se presentaron en el pueblo varias unidades del ejército nazi, para hacer una de sus famosas operaciones de castigo, les acompañaban policías y guerrilleros polacos.
A continuación, sacaron a todo el mundo de sus casas, checos y ucranianos y separaron a los hombres de las mujeres. A los primeros los encerraron en algunos edificios, como la escuela o la iglesia y les prendieron fuego con ellos dentro. Luego, hicieron lo mismo con el resto de los habitantes del pueblo.
Se cree que murieron unas 370 personas y sólo dejaron con vida a unos cuantos para que transportaran el botín al cuartel general nazi.
Estas matanzas de checos no cesaron hasta la llegada del Ejército Rojo soviético, donde había una Legión checa, al mando de Svoboda, a la cual se alistaron casi todos los jóvenes de la zona, con al esperanza de volver a Checoslovaquia.
La mayoría de las familias checas de Volinia se trasladaron en la posguerra a Checoslovaquia y se asentaron, concretamente, en la región de los Sudetes, la cual había quedado casi vacía, pues habían deportado a Alemania a los alemanes residentes en esa zona.
Sólo unas pocas familias checas se quedaron en Volinia, que, tras la II Guerra Mundial, quedó dentro de la URSS. Hoy en día, dada la conflictividad de esa zona, muchas de ellas han pedido ser trasladadas a la República Checa.

Volviendo al tema, el UPA también asesinó a unos miles de ucranianos, que habían colaborado con los polacos, los nazis o los rusos. Incluso, a los miembros de familias mixtas compuestas por ucranianos y polacos.
Como en esta historia no hay ninguno bueno, en 1947, Polonia organizó la llamada Operación Vístula en venganza por estas matanzas. Para ello, contó con la colaboración los gobiernos comunistas de la URSS y de Checoslovaquia.
Así, unos 200.000 ucranianos fueron obligados a trasladarse al N y al Oeste del país, a los nuevos territorios surgidos tras el corrimiento de fronteras de Polonia con Alemania. Parece ser que buscaban así eliminar al UPA. El cual sólo consiguieron eliminar en los años 60.
También algunos partisanos polacos agrupados en el ejército irregular AK, que se oponía tanto a los nazis como a los soviéticos, como represalia, mataron a unos 20.000 ucranianos.

Actualmente, Polonia está haciendo esfuerzos para
congraciarse con Ucrania y olvidar todos estos sucesos. El problema  es que los ucranianos, según parece, no tienen el menor interés por hacer lo mismo.
El parlamento polaco aprobó el pasado año una resolución por la que se calificaba a estos hechos, no como genocidio, sino como “limpieza étnica caracterizada por signos de genocidio”.  A pesar de que el partido conservador se opuso a ello con todas sus fuerzas.

Incluso, el ministro de Asuntos Exteriores, Sikorski, intentó que se dulcificara aún más esta calificación, con objeto de mejorar las relaciones políticas y comerciales con Ucrania y facilitar su futuro acceso a la UE.

7 comentarios:

  1. Magnífica entrada, Aliado; esto demuestra que el cordero también puede ser lobo. Las medidas que se toman contra los ucranianos de hacerles olvidar su cultura y su lengua son muy “normales” dentro de los castigos que se infligen a los pueblos que son invadidos en algunas partes del este de Europa.
    En cuanto a que los ucranianos no quieren congraciarse con los polacos en torno a este asunto, no me extraña, pero se corre el riesgo de entrar en una espiral que no termine nunca.

    ResponderEliminar
  2. En eso estoy de acuerdo y ya se vio en la anterior guerra de Yugoslavia.

    Lo que pasa es que yo quería mencionar que, a pesar de que la gente le tenga simpatía a los polacos, hicieron lo mismo que los demás. Evidentemente, no al nivel de los alemanes, pero fue por falta de medios, no de ganas.

    Muchas gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  3. No se es bueno ni malo por ser perdedor de una guerra. No se es bueno necesariamente por ser torturado, perseguido o aniquilado. La historia a veces nos brinda sorpresas que pasan desapercibidas por no formar parte del argumento principal. Los polacos, al igual que muchos pueblos machacados por sus poderosos vecinos, también hicieron de las suyas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, los polacos, que a lo mejor, hoy en día, se les tiene cierta simpatía por la figura del anterior Papa, tras su independencia se comportaron como un país que aspiraba a ser una potencia en su zona de influencia e invadieron todos los territorios limítrofes que les dio la gana.

    Puede parecer chocante hoy en día, pero, en su momento, amenazaron a Hitler más de una vez con atacar Alemania. Evidentemente, Hitler, se tuvo que callar, porque aún no tenía su Ejército en perfecto estado de forma.

    También fueron capaces de ganarle otra guerra al potente ejército rojo de la URSS. Quizás, por ello, los rusos se vengaron en las Fosas de Katyn,

    También Polonia fue aliada de Alemania en el asunto del reparto de Checoslovaquia y le dieron un pedazo, al igual que a Hungría.

    Lo que pasa es que ellos confiaron en que Francia les iba a defender, en caso de guerra, y, cuando se dieron cuenta de que no iban a contar con esa ayuda, se apresuraron a firmar un tratado de paz con Hitler, igual que la URSS, pero ya no les sirvió de mucho.

    No obstante, a pesar de que se ha mentido mucho acerca de la derrota aplastante de Polonia ante el ejército nazi, la cosa no fue así. Siempre se ha contado de esa manera, porque les ha venido bien a los nazis y a los soviéticos. Polonia tenía en ese momento uno de los ejércitos más grandes de Europa. Incluso, tenía más tanques que USA.

    A los nazis se les rompieron todos sus presupuestos de bajas, porque perdieron mucha más gente y material del que tenían previsto. Lo que pasa es que Polonia, contra la opinión de sus asesores franceses, se empeñó en defender todas sus fronteras, pero no tenían efectivos suficientes para ello. Por eso, los nazis, pudieron romper sus defensas y conquistar el país.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Por cierto, cuando la sublevación del getho de Varsovia, los alemanes no se molestaron en entrar en las ruinas a cargarse a los judíos. Ese "trabajo fino" se lo dejaron a los polacos, ucranianos y bielorrusos, los cuales lo hicieron con gran maestría, porque estaban deseando hacerlo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Donde vivian los judíos en Volinia, tenian un barrio o un guetto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desconozco ese dato. No obstante, seguro que le podrá interesar mi anterior sobre una matanza llevada a cabo en un pueblo llamado Jedwabne.
      Muchas gracias por su comentario y saludos.

      Eliminar