ESCRIBANO MONACAL

ESCRIBANO MONACAL
UNA GRAN OBRA MAESTRA REALIZADA EN MARFIL

viernes, 6 de febrero de 2015

B. TRAVEN, UN AUTOR DEL QUE APENAS SE SABE NADA



A veces se habla de que hay autores de los que no tenemos muchos detalles, porque vivieron hace varios siglos y no había tantas fuentes de información como ahora.
Sin embargo, hoy traigo al blog a un personaje del que, ni siquiera estoy seguro de que se llamara así. Es increíble lo que puede hacer la gente si se empeña en vivir de incógnito, a pesar de que vivió en pleno siglo XX.
Es posible que, a primera vista, parezca que no os pueda interesar nada de este autor,
Pero igual la cosa cambia cuando os diga que fue el autor de la novela “El tesoro de Sierra Madre”, publicada en 1927 y convertida por los famosos John Huston y Humphrey Bogart en una película de gran éxito. La cual se llevó en 1948 nada menos que 3 Óscar de la Academia de Hollywood. Esto ya son palabras mayores.
Bueno, pues voy a intentar resumir lo poco que se sabe de cierto sobre este autor. Digo de cierto, porque a todo el mundo le gusta fantasear sobre las personas de las que se conocen pocos datos. Al final, tenemos mucha “literatura”, pero pocos datos contrastables.
Parece ser que nació en una localidad llamada Schwiebus, que antes estaba en la zona de Brandeburgo, dentro del Imperio alemán, pero, tras la II Guerra Mundial y la modificación de fronteras que se produjo, tras ese acontecimiento, hoy se llama Swiebodzin y pertenece a la República de Polonia.
Tampoco está muy claro el año de su nacimiento. Unos dicen que fue en 1882 y otros sostienen que fue en 1890.
El autor siempre se negó a dar fotos propias o material de su biografía a sus editores. Por ello, se ha especulado tanto con esos datos.
En 1990, 21 años después de su muerte, acaecida en Ciudad de México en 1969, su esposa, Rosa Elena Luján, dijo que se trataba de un antiguo actor alemán llamado Ret Marut.
Parece ser que, como había sido un anarquista y había fracasado una revolución, donde él intervino, concretamente en Munich, tuvo que exiliarse en 1919.
No obstante, sólo se pueden encontrar datos de Ret Marut hasta 1907. Antes de ese año, no se le encuentra por ninguna parte. Así que tampoco ese dato es muy fiable.
No obstante, también tuvo otras identidades, como es el caso de Hal Croves. Con esta identidad fue contratado por Huston para asesorarle en la filmación del “Tesoro de Sierra Madre”, en 1947.
Sin embargo, en 1950, tuvo un pasaporte mexicano a nombre de Traven Torsvan. Nacido en 1899, en Chicago, y de padres noruegos.
También, en algún momento, presumió de ser un  hijo ilegítimo del último káiser, Guillermo II, el que tuvo que exiliarse en Holanda tras la I GM.
En 1925, nos encontramos con este escritor, publicando un cuento en el Vorwärts, diario del SPD alemán. Poco más tarde publicó, también en una editorial relacionada con este periódico, su primera novela, conocida como “Los recolectores de algodón”. En ella, ya podemos ver a un personaje que se repite en otras de sus obras posteriores, Gerald Gales. A través de las peripecias de ese marinero USA, podemos ver lo difícil que era encontrar por entonces un trabajo, las mafias que operaban por entonces y la excesiva explotación capitalista.
En 1926 publicó una de sus novelas más conocidas, si se puede decir eso sobre un personaje tan anónimo como éste. Se trata de “El barco de la muerte”.
En ella, nos encontramos al mismo personaje principal, Gerald Gale, el cual ha tenido la desgracia de perder sus documentos y ahora ha tenido que aceptar trabajar como ayudante de fogonero en un barco que realiza viajes muy sospechosos, alrededor de las costas de Europa y África.
El autor denuncia en esta obra la codicia de los capitalistas y el abuso de los funcionarios contra una persona que ha perdido su identidad y, por tanto, sus derechos ciudadanos.
Algunos autores piensan que este relato podría ser autobiográfico, pues es posible que este personaje llegara a México a bordo de un barco de este tipo.
Su siguiente novela fue “El tesoro de Sierra Madre”, publicada en 1927. Como ya he dicho antes, ganó 3 precios Oscar. Uno fue para John Huston, por la dirección de la película. También se llevó él mismo, otro por el mejor guión adaptado al cine. El tercero se lo llevó Walter Huston, padre del director, por su labor como mejor actor secundario.
No ganó el Óscar a la mejor película, porque ese año se lo llevó la película Hamlet, protagonizada por el conocido actor británico sir Laurence Olivier.
Incluso, en 1990, el Gobierno USA, seleccionó a esta obra de Huston como una de las 100 mejores películas que figurarían en el Registro Nacional del Cine, por ser “cultural, histórica o estéticamente significativa”.
Algunos actores, que se hicieron famosos posteriormente, se vanagloriaban de haber participado realizando un cameo en esa película.
En 1929, publicó “El puente en la selva”, la cual trataba sobre la vida de los indios en USA y otros países de América y su relación con el resto de las culturas.
También, ese mismo año, publicó “La rosa blanca”, donde se narraba el caso de una empresa petrolera de USA, la cual robaba una serie de territorios que el Gobierno de ese país había cedido a los indios.
Algunos autores dicen que es posible que el título de esta novela hubiera servido de inspiración a una organización clandestina alemana, que tomó el mismo nombre, y que luchó contra el nazismo durante la II Guerra Mundial.  Desafortunadamente, la mayoría de sus líderes fueron capturados y ejecutados por el sangriento régimen nazi. Recientemente, se ha realizado una película sobre ese tema.
En los años 30 publicó media docena de novelas, la cuales se desarrollan en el mismo contexto.
En ellas habla de la vida de los indios en el Estado mexicano de Chiapas. Su trabajo en condiciones de explotación infrahumana. Todo ello, da lugar 
a una rebelión, que coincidió con la Revolución en México.
En los años 40 y 50, su labor literaria se limita a escribir cuentos y relatos cortos, los cuales son publicados normalmente en periódicos. Por uno de ellos, llamado “El sanador”, recibió en 1953 un premio del New York Times, al mejor relato corto del año.
En los años 60 publicó su última novela, llamada “Aslan Norval”, la cual no tuvo buena acogida entre los editores, pues, al salirse del estilo habitual del escritor, dudaban de su autoría. Por ello, tardó bastante en ser publicada.
Las obras de Traven se caracterizan por presentar el mundo desde el punto de vista de la gente oprimida y explotada.
Sus personajes no se puede decir que sean héroes, sino todo lo contrario. Los toma de los más bajos estratos sociales y acentúa en ellos su fuerza vital.
Realmente, la trama de casi todas ellas  se basa en que el protagonista toma conciencia de que vive en unas condiciones de vida aberrantes y que tiene que luchar por salir de ese “pozo”, como sea.
Se puede decir que sus obras son de tipo político, aunque a veces se aprecie bien que no le interesa la política, como buen anarquista.
Lo que está muy claro es que responsabiliza en ellas al Capitalismo del sufrimiento, las privaciones, la pobreza y la muerte de millones de personas en el mundo.
El tema de las persecuciones contra los indios fue novedoso en su época, pues, ni siquiera los autores más de izquierdas, se habían atrevido en ese aspecto de la crítica al sistema.
Hay que recordar que, en los años 30, que fue cuando se publicaron, no existían aún ni los movimientos anticolonialistas, ni los movimientos por la igualdad de derechos de los ciudadanos de raza negra en USA.
Es posible que, debido a los temas que trataba, nunca quiso darse a conocer, quizás para proteger su seguridad. Normalmente, solía ofrecer como domicilio postal a sus editores y representantes un apartado de correos a nombre de B. Traven, en Tamaulipas, México.
Estas raras ideas las compilaba en su frase “las personas creativas no deben ofrecer ninguna biografía en sus obras”.
Algunos autores dicen que su obsesión por tener varias identidades le delatan como algo propio de un actor.
Algunos investigadores se han aproximado al personaje de Ret Marut. Han encontrado que fue un actor de teatro, más o menos conocido, y que también dirigió algunas obras y escribió críticas teatrales en los periódicos.
Es posible que alegara ser ciudadano USA, para no ser movilizado en 1915, durante la I GM. No me extraña que la gente se inventara lo que fuera para no participar en esa gran “carnicería”.
En 1917 publicó una revista, cuyo título podríamos traducir como “el ladrillo ardiente”. Lógicamente, era de tipo anarquista.
En 1919, tras la proclamación de una república de tipo soviético en Baviera, fue nombrado director de la oficina de la prensa y del comité de propaganda.
Más tarde, al comparar el estilo de sus novelas con el de los artículos del periódico mencionado, algunos sostienen que se trata de la misma persona.
En 1919, tras el fracaso de esa república,  fue arrestado y, cuando estaba esperando ser ejecutado, tuvo la oportunidad de escapar, la cual, por supuesto, no desaprovechó.
Por ello, es posible que siempre alegara ser ciudadano USA, para no correr el peligro de ser extraditado a Alemania.
En los años 70, dos periodistas de la BBC decidieron investigar a nuestro personaje. Descubrieron que, en 1923, pretendió viajar desde el Reino Unido a Canadá, pero fue devuelto y encarcelado en la prisión de Brixton.
Cuando fue interrogado por la policía británica, lógicamente, se inventó otro de sus
 seudónimos. Esta vez les dijo que era alemán y que se llamaba Hermann Otto Albert Maximilian Feige y que había nacido en 1882 en Schwiebus, como ya mencioné al principio.
Estos investigadores estuvieron buscando en los archivos polacos y encontraron que coincidían esos datos con los de una persona nacida allí en esa época y que Otto Feige era el hijo de un alfarero. Es posible que, por ello,  hubiera elegido para su periódico el título de “el ladrillo ardiente”.
También vieron que, tras su educación, había realizado su servicio militar en el ejército alemán, entre los años 1904-1905.
Parece ser que estuvo trabajando, en 1906,  como mecánico en la ciudad de Magdeburgo y que se convirtió en uno de los líderes locales del sindicato del metal. Tras de esto, ya no hay nada más sobre Feige.
Incluso, enseñaron algunas fotos de Marut a un hermano y una hermana de Feige y dijeron que podría tratarse de su hermano, al que no veían desde hacía muchos años.
En 1924, tras su puesta en libertad, se dirigió desde la cárcel de Brixton hasta el consulado de USA en Londres. Allí pidió un pasaporte USA, aduciendo que había naci
do en San Francisco en 1882 y que había estado viajando en barco por medio mundo, pero había perdido toda su documentación. También decía que no podía presentar ningún certificado de nacimiento, porque los archivos se quemaron durante el famoso terremoto que asoló esa ciudad en 1906.
También hay mucha discusión, a nivel literario,  sobre su identidad, pues se ven en sus obras muchas frases denominadas “americanismos”, las cuales son propias de gentes de allí o que han vivido muchos años en USA. Lo cual no es explicable en el caso de un ciudadano alemán.
Según su viuda, al salir de la prisión, su marido tuvo que enrolarse en uno de esos “barcos de la muerte”. Se llaman así, habitualmente, a los barcos que eran demasiado viejos y a los que los armadores sólo los aseguraban para que se hundieran cuanto antes y así cobrar la indemnización por esa pérdida.
Parece ser que, tras la I GM, hubo muchos marinos que perdieron su nacionalidad y no les querían en ningún puerto. Así que los iban echando de unos sitios a otros, sin molestarse en hacer ninguna investigación al respecto.
Continuando con el relato de su esposa, nos explica que estuvo navegando hacia Noruega, en uno de esos barcos. Luego tomó otro que le llevó a África y, al final, tomó uno holandés, con el que pudo desembarcar, en 1924, en Tampico, México.
Efectivamente, aparece el nombre de un tal Marut en la lista de la tripulación del barco noruego Hegre, el cual navegó en 1924, desde Londres a las islas Canarias.
También es posible que hubiera tomado el nombre de Gale, el personaje central de sus novelas, de un tal Lin A. Gale, ciudadano USA que se exilió en México para no ir a la I GM y que fue uno de los miembros fundadores del PC en México.
Es posible que nuestro personaje se decidiera por ir a México, pues Gale invitaba a todos los revolucionarios a exiliarse en ese país para no tener que  ir a las trincheras.
También podría ser que Traven, a su llegada a México, tuviera que haberse visto obligado a trabajar en las plantaciones y en los campos de petróleo, como retrata en sus novelas.
Incluso, un autor suizo, se ha aventurado a teorizar que, al llegar Marut a México, se encontró con un vagabundo USA, que había escrito sus vivencias. Le engañó, para quitarle sus manuscritos, y luego los publicó a su nombre con algunas rectificaciones.
Como ya dije en un principio, cuando no hay datos de un personaje, siempre hay gente que se los inventa.
Hay otros que defienden la identificación de B. Traven con Berick Traven Torsvan, del que se sabe que vivió en México, por lo menos, desde 1924.
Se sabe que, con ese nombre, alguien alquiló una casa al norte de Tampico y trabajó y vivió en ella hasta 1931.
A partir de esa fecha, se trasladó a una casa situada en las afueras de Acapulco, desde donde realizó viajes por todo México.
En 1926 se sabe que participó como fotógrafo en una expedición arqueológica por el Estado de Chiapas, liderada por Enrique Juan Palacios.
Existe una foto de esa época, donde se le puede ver fumando y con un sombrero tipo salacot en la cabeza. Sin embargo, no parece la misma persona que aparece en las fotos de la policía británica.
También se sabe que, durante los años 1927 y 1928 estuvo haciendo unos cursos sobre la Historia y la cultura de México en la UNAM.
En 1930 recibió una tarjeta de identidad como extranjero, en la que figuraba el nombre de Traven Torsvan, ingeniero con nacionalidad USA.
En 1933 hubo otra discrepancia. Parece ser que envió los manuscritos de 3 de sus novelas a la editora USA Knopf, para reeditarlos. Indicó que los que se habían publicado unos antes en Alemania sólo eran copias traducidas, pero no los originales.
Sin embargo, algunos investigadores afirman que las versiones son diferentes. Los textos en inglés son más largos y además hay algunos fragmentos que faltan en cada una de las versiones.
También es muy extraño que en la versión en inglés se aprecien muchos germanismos, mientras que en la versión en alemán hay muchos anglicismos. A lo mejor, lo hizo para dar a entender que era un autor extranjero.
La traducción de sus obras al español la realizó Esperanza López Mateos, hermana del que luego fuera presidente de México.
En 1941, la Warner Bros. compró los derechos para poder filmar “El tesoro de Sierra Madre”, pero no pudieron realizarla, de momento,  a causa de la entrada de USA en la II GM.
En 1946, John  Huston se citó en un hotel de Ciudad de México con B. Traven, para discutir los detalles de la película. En su lugar, se presentó ante él un tal Hal Croves, que, por lo visto, era un traductor. Le mostró un poder notarial, donde se decía que el escritor le había dado su autorización para realizar las negociaciones en su nombre.
Este Croves, acudió al resto de las reuniones antes de realizar la película e, incluso, más tarde, estuvo en todas las sesiones de rodaje.
Muchos miembros del equipo de rodaje sospecharon que Croves y Traven eran la misma persona. Es más, tras el éxito de la película, mucha gente quiso saber del autor y la productora aireó aún más su carácter anónimo, para aumentar la popularidad de la película.
Croves desapareció en cuanto acabó el rodaje. Parece ser que esto coincidió con el hecho de que una revista mexicana ofreciera una recompensa a quién descubriera quién era B. Traven. 
Un periodista mexicano, llamado Luis Spota, encontró en Acapulco a un individuo llamado Traven Torsvan. Investigó sobre él y descubrió que el Gobierno de México le había dado una tarjeta de identidad como extranjero, para residir en ese país, fechada en 1930, y otra de identificación nacional de México en 1942.
Cuando le preguntó directamente si B. Traven y Hal Croves eran la misma persona que él mismo, lo negó rotundamente, aunque, indirectamente, pareció afirmar lo contrario.
Spota publicó sus investigaciones en su periódico y Traven le contestó negándolo todo en otro periódico, a la semana siguiente. Tras ese episodio, desapareció y sólo se sabe que obtuvo la nacionalidad mexicana en 1951.
En 1952, los representantes de Traven publicaron en una especie de boletín, realizado para promover sus obras, una biografía un tanto rebuscada.
En ella se decía que el autor había nacido en el centro de USA, en el seno de una familia de inmigrantes de origen escandinavo y que nunca había ido a una escuela, pues tuvo que ganarse la vida desde los 7 años. Luego, se embarcó como grumete en un barco holandés y así llegó a México, con apenas 10 años.
También continuaron diciendo que los originales de sus obras fueron escritos en inglés y que las ediciones en alemán eran sólo traducciones de las anteriores.
Hal Croves volvió a salir a la palestra en 1952. Rosa Elena Luján se convirtió en su secretaria y, un poco más tarde, se casaron en San Antonio, Texas. Quedando ella como la única titular de los derechos de autor de las obras de su esposo.
En 1959, visitaron ambos Alemania para asistir al estreno de la película “El barco de la muerte”, basado en una de sus obras. Ante los periodistas, negaron en multitud de ocasiones que también fuera Traven.
A partir de entonces, dado que el autor se había quedado casi ciego y sordo, todas las entrevistas habían de ser, previamente, autorizadas por su esposa.
Hal Croves murió en Ciudad de México en 1969. Ese mismo día, su esposa, dio una rueda de prensa, en la cual comunicó que el verdadero nombre de su difunto esposo era Traven Torsvan Croves, nacido en Chicago el 03/05/1890.
Su padre fue Burton Torsvan, un emigrante noruego, y su madre, Dorothy Croves, de origen anglosajón. También dijo que había utilizado durante toda su vida los seudónimos de B. Traven y Hal Croves. Parece ser que dio a conocer estos datos por voluntad de su esposo.
El certificado de defunción se hizo a nombre de Traven Torsvan Croves y su cadáver fue incinerado, lanzando luego sus cenizas, desde un avión, que sobrevolaba el territorio del estado mexicano de Chiapas.
Unos años después, la viuda dio otra rueda de prensa, donde afirmó que su marido también había sido el revolucionario alemán llamado Ret Marut. También dijo que su familia había emigrado desde USA a Alemania. Luego visitó México por vez primera, para volver a Alemania. Fue detenido y condenado, pero logró escapar y volvió de nuevo a México.
Su viuda también ha permitido que algunos investigadores pudieran consultar el archivo de su marido. Allí han encontrado muchos restos de su paso por Alemania.
Aparte de estos estudios, han surgido otras teorías, como la de que B. Traven eran dos o más personas que trabajaban juntas.
También se conserva una grabación familiar, donde el autor canta una canción procedente del norte de Alemania, utilizando un dialecto que sólo se da en esa zona y no donde dijo haber nacido.
En fin, como veréis, esta historia es poco menos que un galimatías y yo creo que, a pesar de las aclaraciones de su viuda, que murió en 2009, todavía tiene muchos puntos oscuros. Esperemos que se aclare pronto.
También siento que me haya quedado un artículo muy largo, pero no he podido acortarlo más. Espero que os haya gustado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada