ESCRIBANO MONACAL

ESCRIBANO MONACAL
UNA GRAN OBRA MAESTRA REALIZADA EN MARFIL

viernes, 22 de enero de 2016

EL SABOTAJE DE LOS EXPLOSIVOS UTILIZADOS EN LA GUERRA CIVIL



La Guerra Civil española fue de todo menos eso, “civil”, y de todos es sabido que murieron muchas miles de personas. Algunas hablan de un millón de muertos y otras de cantidades inferiores. Esa es una discusión que nunca acabará. Sin embargo, hoy voy a hablar de un aspecto desconocido de la misma.
Es de sobra conocido que, al principio de la contienda,  el bando sublevado, apenas poseía fábricas de armas. También que solía acallar inmediatamente cualquier intento de rebelión de la forma más sangrienta posible. Así que muchos de los obreros que trabajaron para ese bando lo hicieron a regañadientes y, posiblemente, efectuaron una resistencia pasiva contra el mismo.
Se sabe que las tropas italianas solían bombardear ampliamente cada zona, antes proceder a  invadirla por tierra. Ese fue el caso de algunas zonas de Teruel y de Alicante.
A mediados de 1938, los bombarderos italianos atacaron la capital alicantina, produciendo cientos de muertos, pero no fueron más, porque muchos de los proyectiles caídos sobre la ciudad estaban preparados para que no hicieran explosión.
Incluso, los servicios de Inteligencia remitieron un escrito al cuartel general de Artillería, ambos del bando franquista, donde se hacía mención de que, tras los intensos bombardeos, producidos en mayo de 1938, sobre el frente de Madrid, casi un 80% de los proyectiles no había estallado.
Se dice también que el Ejército republicano había estudiado a fondo este asunto y había encontrado que muchos de ellos tenían fallos de fabricación o, incluso, habían colocado trozos de periódicos, para que la espoleta no hiciera contacto con el fulminante.
Es más, en alguno de estos proyectiles, habían llegado a encontrar un papel, escrito a mano, donde se podía leer: “La que pase por mis manos, no estallará”.
Incluso, en un informe remitido al Estado Mayor, por un oficial franquista, se podía leer que, tras analizar una bomba, que no había hecho explosión, encontraron en su interior una moneda de 10 céntimos, al objeto de que no funcionara su mecanismo.
En otros frentes, el Ejército republicano, encontró dentro de estos explosivos, que no llegaron a estallar, una serie de mensajes que decían: “Españoles, somos hermanos vuestros y no queremos haceros ningún daño”.
En el caso de Barcelona, desde mediados de marzo de 1937, se produjeron casi 200 bombardeos. En algunos de ellos hubo miles de víctimas. Sin embargo, en muchos de ellos se llegaron a recoger una gran cantidad de bombas sin explotar y se observó que las mismas habían sido saboteadas.
Incluso, siguiendo con el caso de Barcelona, una de las muchas bombas que no estallaron, se quedó atrapada bajo el pavimento. Tras extraerla, los servicios de desactivación de explosivos, encontraron una nota que decía: “los obreros antifascistas de Palma de Mallorca saludan a sus hermanos”. Es posible que muchos de estos “obreros” no fueran hombres, sino mujeres,  
porque muchas de ellas trabajaron muy activamente en esas fábricas. Afortunadamente, nunca fueron detenidos, la mayoría de los responsables de estos sabotajes.
Mientras tanto, el Ejército franquista, también se había dado cuenta de que muchos de estos artefactos no conseguían explotar, pero, ajenos al conocimiento del sabotaje, se habían centrado en posibles defectos técnicos de las mismas.
También Madrid fue “castigada” durante toda la guerra a base de intensos bombardeos. Sin embargo, también aquí, hubo miles de bombas que no estallaron.
En uno de los informes de la Inteligencia franquista, que fue remitido al propio Franco,  se citan las declaraciones de un miliciano republicano que se pasó a sus filas.
Este individuo, relató  el caso de uno de estos proyectiles, que había caído en Pozuelo, cerca de Madrid.
Los artificieros investigaron el asunto y, al abrirlo, encontraron dentro un cartón que por un lado decía: “Sorpresa” y por el otro: “Compañeros, de los proyectiles que saldrán de este cañón, no temáis, que no explotará ninguno. Soy de los vuestros. UHP”. O sea, Unión de Hermanos Proletarios.
Parece ser que, tras haber leído Franco este informe, escribió al margen del mismo “que se vigile a los artificieros para evitar casos como el presente”.
Más adelante, el mismo Franco parecía estar muy preocupado por este asunto, porque ordenó que “el personal que entre para manipular armamento deberá ser no sólo de absoluta garantía, sino que debe además estar convenientemente vigilado”. O sea, que el tema parecía más serio de lo que, en un principio pensaban los historiadores.

Es posible que también se trucaran los mismos cañones, pues, los artilleros nacionales, se mostraban extrañados de que los proyectiles que lanzaran sobre Madrid, en varias ocasiones, no acertaran en el blanco.
Más adelante, el bando nacional, tuvo conocimiento de primera mano, pues había conseguido descifrar el código republicano. Así pudieron leer muchos de estos mensajes, donde se decía claramente, que muchos de estos proyectiles no habían estallado.
Realmente, no se sabe quiénes fueron las personas que se dedicaron a estos sabotajes. Tampoco se sabe si lo hicieron por no derramar más sangre, por nacionalismo o, quizás, por un hermanamiento con los obreros de la otra zona, como parece más probable, según los mensajes mencionados anteriormente.
Es más, también se sabe que, en el caso de las bombas lanzadas desde los aviones alemanes hubo también algunos fallos. Al analizar una de estas, que había sido arrojada sobre Madrid, encontraron una nota en alemán.
Tras llevarla a traducir, pudieron leer lo siguiente: “Camaradas, no temáis. Los obuses que yo cargo no explotan. Un obrero alemán”.
Parece ser que muchos líderes del momento no se tomaron en serio este asunto. El mismo Carrillo, calificó este tema como “bulos y leyendas urbanas”.
En otra ocasión, se atrevió a afirmar que “nadie se atrevería a poner en riesgo su vida escribiendo mensaje de este tipo en obuses que, fácilmente, se pudieran ver”.
Alguien debería de haberle explicado a Carrillo que un obús es un tipo de cañón y no un proyectil de artillería.
Todo este tema ha estado medio oculto, durante muchos años. No obstante, algunos autores, como Arturo Barea o Eduardo Zamacois, lo mencionaron en algunas de sus obras.
El famoso hispanista, Paul Preston, que ya había leído las obras de estos autores y no había hecho mucho caso de esos rumores, pudo comprobar personalmente que esta práctica fue un hecho generalizado, al revisar algunos documentos de la Guerra Civil.
El mismo autor, calificó este hecho como una muestra de solidaridad de los obreros españoles y de otros países con los republicanos.
Como dije al principio, al comenzar la Guerra Civil, el Ejército franquista, apenas poseía fábricas de armas. Algo realmente preocupante, pues los sublevados nunca pensaron comenzar una guerra y no habían hecho previsiones ni de suministros, ni de armamentos. Así que necesitaban urgentemente tener, al menos, una, para no depender del extranjero y,  al menos, intentar ganar la guerra.
Algunos autores afirman que lo más importante de la sublevación de Granada, fue que el bando franquista pudo acceder a la fábrica de armamento de El Fargue, sita en esa provincia.
Los rebeldes no tuvieron compasión alguna con los obreros y militares que trabajaban en la misma. Algunas fuentes hablan de unos 170 de estos trabajadores fusilados en el famoso Barranco de Víznar. Otros elevan la cifra hasta los 450, pues, según calculan, éste fue el número de gente que “desapareció” de esa fábrica durante el conflicto.
Parece ser que, durante la guerra, se produjeron abundantes explosiones en la fábrica. Cosa que en el bando sublevado achacaron a sabotajes dentro de la misma. A causa de ello, la Falange, realizó continuas “sacas” en las que se dedicó a asesinar, impunemente,  a todo el que le dio la gana.
Más tarde, tras el relevo del director de la misma, se comprobó que esas explosiones se debieron a las malas condiciones de trabajo y a la falta de experiencia de los obreros que habían contratado para sustituir al personal que habían fusilado anteriormente.
Al mencionar la actividad de esta fábrica, algunos autores indican que, antes de la Guerra Civil, la plantilla era de 510 obreros y que la misma fue creciendo para llegar, casi al final de la contienda, a los 1.676. También afirman que, al final de 1936, se había quintuplicado la producción de la misma. Lo cual es muy significativo.
Precisamente, uno de los operarios de esta fábrica fue Emilio Fernández Adarve, abuelo del famoso cantante, ya tristemente fallecido, Carlos Cano.
Su abuelo fue fiel a la II República e intentó que la fábrica no cayera en manos franquistas, pero no lo consiguió. Desgraciadamente, fue fusilado el 15/10/1936 delante de la tapia del Cementerio de San José, en Granada.
Su familia fue obligada a dejar la casa donde vivían, junto a la fábrica, y tuvieron que mudarse a un barrio de Granada, donde, más tarde,  nació el cantante.
En noviembre de 2006, se rindió homenaje a los obreros de esa fábrica, que fueron fusilados en el Barranco de Víznar y en otros muchos sitios. En el mismo acto, se colocó una placa en el lugar donde se cree que existe una fosa común, donde reposan los restos de  muchos de ellos.
Por lo que respecta a los bombardeos sobre la zona nacional, el caso más famoso es el de la Basílica del Pilar, en Zaragoza. Aún hoy, se pueden ver estos artefactos, los cuales se hallan expuestos en el interior del templo.
Realmente, no se sabe la razón por la que no hicieron explosión estas dos bombas, a pesar de haber atravesado el techo de este recinto.
Algunos autores, llegan a afirmar que nunca podrían haber explotado a causa de que, en su interior, carecían de espoleta. A pesar de que la Iglesia siga afirmando que es todo un milagro.
En fin, espero no haberos aburrido con este artículo sobre un aspecto muy poco conocido de la Guerra Civil española. También os recuerdo que no es bueno tocar estos explosivos, si los encontráis en el campo. Cada año, se suelen encontrar unos mil y la mayoría de ellos pueden explotar, habiéndose producido ya muchos accidentes por este motivo.

1 comentario:

  1. Hola Juan,

    Encantado de leer este artículo, pero estaría bien que citaras fuentes, ya que tanto la entrevista a Carrillo como el comentario de Preston (no lo comprobó personalmente), me los hizo a mí en el marco de mi investigación.
    Celebro que te haya gustado el tema, simplemente me ha parecido procedente comentarte este aspecto.
    Un saludo,
    Alfonso López
    http://www.elcorreo.com/vizcaya/20101212/mas-actualidad/sociedad/bombas-mataron-201012111910.html

    ResponderEliminar